Close

Fougasse de Romero y Tapenade con Nueces

Después de varios meses sin poder participar en el reto BAKE THE WORLD, más por falta de tiempo que por falta de ganas, este mes por fin me he puesto las pilas y vuelvo a la carga.
 
Cada mes nos proponen un pan, y nosotros, mejor o peor, intentamos hacerlo. Unos son más complicados que otros, y tengo que reconocer que alguno ha sido un verdadero desastre. Pero de eso se trata, ¿no? aprender, practicar y mejorar. 
 
La verdad que el pan propuesto este mes ha sido fácil. Ha tocado preparar una Fougasse. Supongo que todos conocéis este pan plano, con sus agujeros y forma tan característica. 
 
Existen muchas versiones, con masa madre, fermentación larga o sin casi fermentación. Yo la verdad es que siempre lo he preparado «en versión rápida», sin complicaciones, pero hay una versión de Paul Hollywood que me está tentando, así que tendré que probarlo. 

Éste es un pan que hago bastante a menudo, y tan pronto como sale del horno, desaparece.
 
 
Para el de hoy, he versionado la receta de Webos Fritos, añadiéndole el romero y el Tapenade, que si no tenéis podéis prescindir, pero le da un toque especial.
 
La verdad es que es un pan con muchas posibilidades. Se pueden añadir aceitunas troceadas, frutos secos, tomates secos… Me encantan todas sus versiones. Y sé que como con cualquier pan, hay que esperar a que se enfríe para catarlo, pero confieso que con éste, es imposible. En cuanto sale del horno, allá voy a por un trocito. Soy débil, lo sé.
 
Ingredientes.- (para 1 fougasse)

  • 250 gr de harina de fuerza
  • 155 ml de agua
  • 5 gr de levadura fresca (la de cubito)
  • 5 gr de sal
  • 5 gr de romero picado
  • 1 cucharadita (tsp) de Tapenade con nueces (yo he elegido éste, pero vale el que os guste o no añadírselo si no tenéis)

Preparación.-
 
En un bol, ponemos la harina y el agua, mezclamos, tapamos y dejamos reposar durante media hora.
 
Pasado ese tiempo, empezamos a amasar. Cuando empiece a coger cuerpo, sacamos la masa a la encimera, y añadimos la levadura desmenuzada, y amasamos para integrarla. A continuación incorporamos la sal y seguimos amasando.
 
Aunque notemos la masa pegajosa, no debemos cometer el error de incorporar más harina. Lo que haremos será seguir amasando, alternando con períodos de reposo.
 
Lo mejor, para luego conseguir una buena miga, es hacer amasados cortos junto con reposos de unos 5 minutos (amasar y reposar) Ésto ayudará al desarrollo del gluten.
 
Cuando tengamos una masa tersa y lisa, incorporamos el romero y el tapenade, y amasamos suavemente para integrarlos muy bien, y la masa no esté pegajosa.
 
Cuando la masa esté lista, engrasamos un bol y la ponemos dentro. Cubrimos y dejamos reposar en un sitio cálido hasta que doble su tamaño. El tiempo dependerá de la temperatura que tengamos en casa. Yo la he tenido hora y media más o menos.
 
 
Pasado el tiempo de reposo, precalentamos el horno a 250º.

Sacamos la masa a la encimera, y con las manos, le damos forma, lo más parecida a un triángulo que podamos.

Forramos la bandeja de horno con papel, espolvoreamos ligeramente con sémola y colocamos el triángulo encima. Terminamos de darle forma sobre la bandeja.

Luego, con la ayuda de una rasqueta o de un cuchillo bien afilado, hacemos un corte en el centro del triángulo y a lo largo, y separamos un poco la masa. Luego hacemos tres cortes más pequeños en cada uno de los lados, ligeramente inclinados hacia la base del triángulo. Hay que separarlos y abrirlos bien para que al cocer el pan, no se cierren.

Cuando la tengamos con la forma deseada, espolvoreamos con sémola por encima, y la metemos en el horno.

Bajamos la temperatura a 230º y horneamos unos 12-15 minutos, hasta que veamos que está dorada.

Dejamos enfriar sobre una rejilla.

 

Bueno, lo de dejarla enfriar es opcional, porque si os pasa lo mismo que a mi, va a ser muy difícil resistirse a la tentación.

Aunque puede que la explicación me haya quedado un poco larga, no os asustéis, es un pan muy fácil de hacer, que no requiere mucho tiempo de amasado, que suele ser lo que menos nos gusta.

Si no lo habéis probado nunca, os lo recomiendo. Merece la pena.

Nos vemos el domingo!

30 thoughts on “Fougasse de Romero y Tapenade con Nueces

  1. El alveolado de la miga revela un pan perfecto, bien amasado, y bien cocido.
    Y añadir tapenade… oh que idea! Me encanta, aunque suelo ser reticente a los panes salados porque los tomamos de desayuno y en mi casa me protestan, pero a mí personalmente, me chiflan.

  2. Bienvenida de nuevo, la verdad es que ya tendrías mono de pan no? jejeje… te ha quedo exquisito y el sabor del tapenade ya me imagino lo ideal para este pan, adoro el tapenade.
    Yo también le puse nueces y romero, menudo aroma verdad?
    Besos y nos vemos el mes que viene.
    Nieves

  3. Te ha quedado fantastica, ademas el sabor debe de ser espectacular y a simple vista no se nota el tapenade, peo le dará un sabor riquísimo. Creo que casi todas hemos versionado la receta de Su, la mía a través de Carlos y tu directamente jeeee.
    Se ven unos alveolos preciosos. Me alegra que hayas vuelto, yo estoy recién aterrizada.
    bsss desde Almeria

Puedes dejar un comentario. Me encanta leerlos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: