Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Un Viaje a Italia I: Venecia

Creo que si me descuido, la entrada con mi viaje a Italia del verano pasado se junta con el de las próximas vacaciones. Ya sabéis que en el blog hay una sección (PARA GOURMETS) en la que podéis encontrar recomendaciones gastronómicas a lo largo y ancho del mundo. Sin embargo, no sé por qué, bueno, sí que lo sé, falta de tiempo, hace mucho que no la actualizo. Pero me he propuesto remediarlo y para ello empiezo con Venecia. Espero que antes de que llegue el próximo período vacacional tener actualizada por completo la sección.

Los que habitualmente me seguís en Instagram sabéis que me gusta viajar más que a un tonto un lápiz. Y en mi caso, viajes y gastronomía van de la mano. Para mí es impensable visitar una nueva ciudad, un nuevo país, sin probar la gastronomía local. Mantengo firmemente mi teoría de que en realidad no conoces un lugar hasta que no pruebas su comida. Vayas dónde vayas. Por eso jamás entenderé a aquellos que lo único que se atreven a comer, no importa el país en el que estén, son hamburguesas y pizzas, o solo platos que reconocen porque son los únicos que comen en su casa. O se pasan el día llorando por poder comer un cachopo. De verdad que no saben todo lo que se pierden.

Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Y para volver a las buenas costumbres, empezar con Venecia es el mejor plan.

Tengo que reconocer que nunca tuve especial deseo por visitar Venecia. Creo que nunca me ha llamado especialmente la atención. Es una ciudad bonita, diferente, pero personalmente jamás tendrá el encanto de Roma o de Florencia. Quizás se deba a que el romanticismo (que dicen se respira por todos los canales) y yo no hacemos buena pareja. Una ciudad masificada, excesivamente cara y no especialmente cuidadosa con el turista (ni con los turistas educados).

Y aunque reconozco que no me enamoró, debo confesar que al final sí encontré ese encanto del que todo el mundo habla. Es perfecta para pasar un fin de semana. Incluso con un poco de previsión, se puede reservar un fin de semana en el que el fenómeno Acqua Alta no nos fastidie nuestros planes. Os dejo un enlace con información práctica al respecto.

Una ciudad para pasear sin descanso. Para perderse. Aunque en cada esquina encontramos las flechas que nos indican el camino, a veces es mejor ignorarlas y dejarse llevar, aun cuando corras el riesgo de tener que volver sobre tus pasos. Pero Venecia es exactamente eso.

INFORMACIÓN PRACTICA

Si llegamos a Venecia en avión, existe un autobús directo y sin paradas que nos llevará hasta la Piazzale Roma. Salen cada 20 minutos y los billetes cuestan 8 euros. Otra opción es que hayamos llegado en tren a la estación de Santa Lucía. Justo enfrente están las paradas de las diferentes líneas de vaporetto.

Posiblemente la mayor dificultad de Venecia sea el alojamiento. En determinadas fechas es prácticamente imposible encontrar algo que se ajuste a nuestro presupuesto, y la mayoría de las veces todo el mundo termina en Lido, Mestre…. Algo que para mí es un auténtico inconveniente. Porque sinceramente, lo que te ahorras de hotel lo acabas pagando en el vaporetto de ida y vuelta.

Por eso os voy a recomendar un hotel en la misma isla de Venecia, justo al lado de la Piazzale Roma (el último punto al que se puede llegar en coche y en el que tiene su parada el autobús directo que llega a Venecia desde el aeropuerto) Es el Hotel Santa Chiara. Al lado del gran canal, con el Puente de Calatrava, que lleva a la estación de tren, justo enfrente. Una parada de vaporetto en la puerta y la posibilidad de recorrer Venecia sin preocuparse de horarios ni colas interminables para subir a los diferentes barcos. Relación calidad-precio sorprendente. Habitaciones amplias, acogedoras.

VISITAS OBLIGADAS

A estas alturas supongo que no hace falta contar mucho al respecto. Incluso aunque nunca hayamos viajado a Venecia, todos la hemos visto en nuestros libros de arte. En cualquier caso nunca está de más recordar: Basílica de San Marcos, Museos de la Plaza de San Marcos, Torre del Reloj, Palacio Ducal, Puente de Rialto, paseo por el Gran Canal…

Sed previsores. Es recomendable adquirir todas las entradas con antelación. Las colas son interminables y no merece la pena perder el tiempo. En la web de los Museos de la Plaza de San Marcos podéis comprar las entradas combinadas para todos ellos. Incluso aunque la entrada a la Basílica de San Marcos es gratuita, en esta web y por sólo dos euros, podéis reservar el acceso prioritario. Y os aseguro que agradeceréis haberlo hecho cuando veáis la cola que os espera soportando más de 30 grados.

El resto, callejear sin parar.

DÓNDE COMER

Viajar a Venecia es sinónimo de Cicheti, sus famosos aperitivos y que puedes encontrar prácticamente en cualquiera de los bares de la ciudad.

Os recomiendo visitar All’ Arco (Sestiere San Polo, 436 ) Un sitio pequeñito que os encontraréis de camino al Puente Rialto (o buscando cualquier otro punto de interés) Imposible resistirse a cualquiera de las maravillas que encontraréis en su pequeña barra.

Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Visitar el Mercado de Venecia. Otra parada obligatoria.

Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Encontraréis heladerías y pastelerías prácticamente en cualquier esquina.

En la zona de Cannaregio encontraréis la que para nosotros es la mejor Ostería de Venecia en relación calidad/precio. Osteria Da Alberto. Os recomiendo ir pronto y si podéis reservar mucho mejor, porque está bastante concurrida a pesar de no estar en un lugar de paso para turistas. Recomendación de un amigo veneciano que sin duda fue un completo acierto.

Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Comida casera. Producto de muy buena calidad y un precio más que ajustado. Merece la pena perderse intentando encontrarla 😉

Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Y si podéis ir en primavera para probar los cangrejos blancos de la laguna ya es para nota.

Resumiendo. Venecia es arte y gastronomía. Como toda Italia.

Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Un viaje a Venecia | CON HARINA EN MIS ZAPATOS

Muchos ya habréis estado, otros querréis repetir, a alguno le apetecerá conocerla y seguro que aún hay alguien pensando en su próximo destino. Es una buena opción para un fin de semana.

Mientras lo pensáis, yo intentaré terminar la entrada de Florencia. A ver si antes de que me vaya de nuevo de viaje consigo poner al día la sección.

¡Feliz sábado!

Natalia.

Puedes dejar un comentario. Me encanta leerlos.