Close

Cozonac de Nueces {Cozonac Cu Nuca} y un Viaje a Rumanía

Hoy hace un justo un mes que volvimos de nuestro viaje a Rumanía. Los que me seguís en Instagram me habéis acompañado durante 10 días recorriendo los lugares más representativos del país y habéis visto a través de la cámara de mi móvil los encantos y también contrastes que oculta un país creo que hasta ahora desconocido por todos. 
 
Pero tranquilos, que esta entrada no se va a convertir de nuevo en un reportaje fotográfico, que ya habéis tenido suficiente… El resto de fotos, se quedan para mi (una vez que consiga seleccionar las más de 800 fotos que he traído…)
 
Creo que ha sido uno de los viajes más especiales y con el que más hemos disfrutado de los últimos años, y creo que ha sido por la sorpresa que nos llevamos una vez llegamos allí. Durante el tiempo que estuvimos preparando el viaje, teníamos nuestras dudas. No sabíamos muy bien qué nos íbamos a encontrar. Empezamos a documentarnos y lo que veíamos nos gustaba, y más tarde un par de personas nos contaron su viaje, y prácticamente nos convencieron.
 
Y nuestras dudas desaparecieron desde el primer momento en que pusimos pie en Bucarest. Una ciudad llena de vida, acogedora, llena de rincones especiales. Y ese fue el punto de partida de nuestro viaje. Hemos recorrido Bucovina, con parte de sus monasterios, descubierto Moldova, atravesado los Cárpatos y recorrido Transilvania, sorprendiéndonos cada día. Ciudades medievales como Shighisoara, Brasov o Sibiu, llenas de gente en la calle, con historia en cada una de sus esquinas.
 
Visitando el Palacio de Peles y por supuesto, el Castillo de Bran, que aunque el Príncipe Vlad (más conocido como Drácula) nunca vivió allí, es una visita que todos los que llegamos a Rumanía llevamos en la agenda.
 
Un país lleno de contrastes. Pasando de la vida elegante y del bullicio de la ciudad a la tranquilidad y serenidad del mundo rural, con sus llanuras, sus bosques y sus extensas tierras de cultivo.
 
 
Y como todos nuestros viajes, también ha tenido su parte gastronómica. Creo que no hemos dejado pendiente ninguna de las recomendaciones que nos hicieron. Hemos comido diferentes goulash, también mucha verdura, y por supuesto, probado sus dulces, entre ellos el que os traigo.
 
Uno de los dulces que más nos recomendaron fue el Cozonac. Es un dulce típico de Navidad y de las fiestas de Pascua, pero por lo que vimos no es difícil encontrarlo el resto del año. Es un tipo de brioche que suele ir relleno. El más típico es el de nueces, Cozonac Cu Nuca.
 
Lo probamos y nos encantó, así que decidí que tenía que traerme esa receta para intentar prepararlo en casa. 
 
En uno de los monasterios que visitamos, encontré un libro de cocina (escrito en rumano) Mirándolo por encima encontré un par de recetas de lo que parecía ser el Cozonac. Y sí, ya sé que está mal…, pero lo hice, hice fotos a esas dos recetas y me las traje (menos mal que la monjita no me pilló, porque me veía corriendo Cárpatos arriba) Y con la ayuda del traductor ésto es lo que ha salido. Probablemente no tiene nada que ver con el original y si alguien de Rumanía lo ve, dirá que no es un verdadero Cozonac, pero bueno, después de varias pruebas, basadas en las diferentes recetas que he leído, éste es el resultado. Y a nosotros nos encanta.
Es un poco laborioso, pero merece la pena. En cuanto al relleno, en la receta hablaba de nueces molidas, pero yo sólo las he picado, porque uno de los que probamos allí tenía los trocitos de nueces y nos gustó mucho.
 
Bueno, pues esta es la receta…
 

COZONAC DE NUECES (COZONAC CU NUCA)
 
Ingredientes.-
 
Para la masa madre
  • 100 ml de leche (a temperatura ambiente)
  • 100 gr de harina
  • 25 gr de levadura fresca (1 cubito)
Para la masa
  • 550 gr de harina normal
  • 150 ml de leche tibia
  • 100 gr de mantequilla en pomada
  • 90 gr de azúcar
  • pizca de sal
  • 10 ml de miel
  • 2 huevos M
  • ralladura de 1 naranja
  • ralladura de 1 limón
Para el relleno
  • 300 gr de nueces picadas (podéis usarlas molidas)
  • 1 cucharada (tbsp) de cacao en polvo
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 1 cucharada (tbsp) de ron
  • 1 ó 2 cucharadas de miel
 
Preparación.-
Lo primero que haremos será preparar la masa madre. Para ello, disolvemos la levadura en la leche. Añadimos la harina y mezclamos bien. Cubrimos y dejamos reposar para que la levadura actúe durante 45 minutos.
 
Mientras, preparamos el relleno mezclando todos los ingredientes y utilizando la miel para unir todo y que nos quede como una especie de pasta. Reservamos.
 
Una vez que la masa madre está lista, preparamos la masa.
 
En un bol, ponemos la harina y en el centro añadimos la masa madre. Con la ayuda de una cuchara de madera, mezclamos ligeramente. Incorporamos los huevos batidos, la leche tibia y la miel. Mezclamos todo muy bien y amasamos ligeramente. A continuación, añadimos azúcar, sal y las ralladuras.
 
Enharinamos ligeramente la encimera, y comenzamos a amasar. Lo mejor es un amasado francés, intercalando amasado y tiempos de reposo. Así evitaremos tener que añadir más harina. Cuando tengamos una masa más o menos elástica, añadimos la mantequilla, en tres tiempos (así será mucho más fácil integrarla en la masa)
 
Continuamos con el amasado francés hasta que la masa esté lista (elástica, blanda pero sin que se nos pegue a las manos) No es necesario añadir más harina. Será suficiente con la que enharinemos la encimera.
 

Con la masa lista, engrasamos un bol, y la ponemos dentro. Cubrimos y dejamos reposar hasta que doble su tamaño. El tiempo ya sabéis que dependerá mucho de la temperatura que tengáis en casa.
 
Una vez pasado el tiempo de reposo, sacamos la masa y la dividimos en dos. Estiramos cada una de las partes, y cubrimos con el relleno. Enrollamos cada una y luego las trenzamos. Engrasamos y forramos con papel de horno la base del molde que vamos a utilizar y colocamos la trenza dentro. Cubrimos y dejamos reposar de nuevo hasta que aumente su tamaño.
Cuando esté lista, pintamos con leche y espolvoreamos con azúcar y horneamos a 180º durante unos 45 minutos. Si empieza a dorarse demasiado pronto, podemos cubrir con papel de aluminio.
 
Sacamos del horno y dejamos unos minutos dentro del molde, para luego desmoldarlo y dejar que se enfríe sobre una rejilla.
 
 
Como os digo, seguro que esto que acabo de hacer es un sacrilegio…, pero bueno, tengo que decir que se parece al que probamos allí… y al menos a nosotros nos ha servido para matar el gusanillo y seguir recordado nuestro viaje.

 


¿Os animaréis a probarlo? Espero que sí, porque tengo otra receta más de Cozonac, un poco más sencilla de elaborar, pero he preferido empezar por la «difícil» y que así vayáis practicando el amasado.
 
Y aunque en teoría es una receta navideña, la verdad es que creo que se puede comer en cualquier época del año.
 
Y en cuanto a mi viaje…, ¿qué puedo decir? Es un país que nos ha enamorado. Hemos descubierto pueblos y ciudades sorprendentes, pero también nos han quedado otras muchas en el tintero. Por eso espero poder volver muy pronto y seguir descubriendo un país del que hasta ahora, creo que yo y muchos de vosotros, teníamos una idea totalmente equivocada.

*NOTA: Según me han comentado, alguien que es de Rumanía, y seguro que domina esta receta mucho mejor que yo, en la receta tradicional, tal y como se hace en las casas, la masa sólo lleva las yemas de huevo, y las claras se utilizan ligeramente montadas para preparar el relleno. Os lo dejo como apunte, para que si os animáis a probarlo, tengáis las dos opciones.

 

9 thoughts on “Cozonac de Nueces {Cozonac Cu Nuca} y un Viaje a Rumanía

  1. no tiene mala pinta, lo único que no te ha crecido mucho, normalmente tiene que crecer más. Hay diferentes formas de hacerlo, y si te sirve de consuelo a muchísima gente no le sale. No es necesario que lo hagas con masa madre, pocas personas hoy dia se hace con ella. Una buena levadura fresca también sirve.
    Te puedo dejar un video de una chica rumana que hace recetas…. aunque no entiendas lo que dice al menos puedes ver un poco la elabolacion. Yo los hice como ella y salieron espectaculares.
    Pero el tuyo tiene muy buena pinta de verdad.

Puedes dejar un comentario. Me encanta leerlos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: