Close

Mi versión con Pera del Apple Pie

Me encantan las Tartas de Manzana, todas, en cualquiera de sus variedades. Pero hoy he decidido darle una vuelta, y convertir el Apple Pie en un Pear Pie. Y el resultado ha sido todo un éxito, porque ya no queda nada…

Aunque un día haré un post explicando cómo hacer pasta brisa y hojaldre, esta vez,como no tenía mucho tiempo, he utilizado pasta brisa de la que podemos encontrar en el supermercado ya preparada.

Hay que saber preparar tanto masa de hojaldre como quebrada, pero hoy en día existen masas ya preparadas, muy buenas, que nos sacan de un apuro, y eso no significa que no sepamos cocinar o que seamos unos vagos.


Vamos con la receta…

Como os digo, yo he usado pera, pero podéis sustituirla por manzanas, y así lo convertiréis en una auténtica Apple Pie.

Ingredientes

  • 2 placas de masa brisa/quebrada (fresca, no congelada)
  • 125 gr de mantequilla
  • 60 ml de agua
  • 200 gr de azúcar
  • 3 cucharadas de harina
  • peras (yo he usado 8 peras ercolinas, pequeñas) La cantidad de fruta dependerá del tamaño. Si queréis hacerla de manzana, con 3 manzanas golden de buen tamaño será suficiente
Preparación
 
Preparamos la fruta, pelándola y quitándole el corazón, y luego la partimos en cuadrados.
 
En un cazo, ponemos el agua y la mantequilla, y cuando ésta esté prácticamente fundida, vamos añadiendo el azúcar, removiendo.
A continuación, añadimos la harina y no dejamos de remover, al menos unos 5 minutos, con el fuego al mínimo.
 
Luego añadimos la fruta cortada, la dejamos unos diez minutos con el fuego al mínimo, y removemos de vez en cuando.
 
 
Mientras tenemos la fruta al fuego, vamos preparando el molde. Yo he elegido uno redondo específico para tartas, de esos que tienen los bordes con ondas, y precalentamos el horno a 200º.
 
Colocamos una de las masas en el molde, presionando bien por los lados.
 
A continuación, repartimos la fruta en el fondo, de manera uniforme, y colocamos la otra masa por encima, presionando bien en los bordes, para unir las dos masas. Cortamos lo que sobra, y doblamos hacia dentro los bordes.
 
Yo he abierto la masa de arriba con un rodillo cortador, pero si no queréis hacer ésto o no os gusta, es suficiente con que la pinchéis un poquito con un tenedor. Una vez hecho, la pintamos con huevo.
 
Horneamos a 200º, poniendo el molde sobre la rejilla del horno, no sobre la bandeja, hasta que se dore (unos 20 minutos aproximadamente) Y ya está, lista para comer! Lo mejor es servirla un poquito templada.
 
 
Fácil, ¿no? Espero que la hagáis y y me contéis el resultado. Espero vuestras fotos en Facebook.
 
Espero que os guste!

Puedes dejar un comentario. Me encanta leerlos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: