Close

Londres III: Un Paseo Muy Dulce

Y hoy llegamos al final de nuestra visita a Londres, y al igual que ocurre con una buena comida, tenía que terminar con el postre, que ya sabéis que yo nunca lo perdono. Y así ponemos el broche final a este viaje gastronómico, y cultural con el que tanto he disfrutado y que ya estoy echando de menos.
 
Siempre me ha interesado la cocina, especialmente la repostería, y desde que empecé con el blog, que por cierto, en una semana ya cumple 1 año!!!!, este interés ha ido en aumento. No sólo mi instrumental de cocina ha ido creciendo, si no que mi colección de libros de cocina y gastronomía, si ya antes era importante, ahora ha aumentado considerablemente, convirtiéndose en una pequeña biblioteca. Y entre ellos se encuentran muchos de gastronomía, y sobre todo repostería, inglesa. Así que en la lista de «visitas obligadas», además de museos, monumentos y demás, había un importante número de pastelerías a las que hacer nuestra particular inspección.
 
Y así empezamos nuestro paseo dulce.
 
 
Nuestra primera parada fue Hummingbird Bakery. Descubrir que estaba al lado de nuestro hotel fue toda una sorpresa. Tengo varios de sus libros, y hasta ahora, lo que he hecho nos ha gustado, así que había que probar in situ y comprobar si su fama era merecida. Y nos gustó. No hablo del local, que aunque no está mal, la verdad es que no tiene nada que ver con la Bakery españolas.
Nos hemos dado cuenta que allí, este tipo de negocio son locales pequeñitos, con sólo un par de mesas, y tampoco es que se maten especialmente con la decoración. Quizás el contraste es mayor, porque yo estoy acostumbrada a sitios como Aliter Dulcia, un local acogedor, decoración cuidada, con una atención fantástica (por no hablar de las maravillas que hace Isabel, pero esto lo dejaré para un capítulo aparte) Pero bueno, como os digo, independientemente de todo ésto, lo que probamos nos gustó. 
 
 
Cupcake de Zanahoria
Cupcake de Zanahoria
Red Velvet
Tarta de Limón
Creo que las imágenes lo reflejan. Sí, ya sé que parece que nos pusimos las botas, pero para poder juzgar hay que probar…, y nosotros somos muy profesionales y sacrificados… La verdad es que lo que probamos nos gustó. Bizcochos jugosos, y con cremas no excesivamente dulces ni pesadas. Repetiremos.
 
Aquí tenéis toda la información sobre sus diferentes locales y ubicación, por si os apetece probar en vuestra próxima visita.
 
Nuestra siguiente parada repostera fue en Primrose Bakery, aunque esta vez, en general, no fue lo que esperábamos.
 
 
Estuvimos en el local que está casi al lado de Covent Garden. A primera vista parece que todo tiene muy buena pinta, pero luego es un poco decepcionante.
 
De todo lo que probamos, lo único que nos gustó fue el plum-cake de limón. Estaba jugoso, con muchísimo sabor y un glaseado muy rico. El resto, ya os digo que un poco decepcionante. El bizcocho de chocolate y plátano todavía tenía un pase, pero el resto, nada de nada. La chocolatina no nos dijo nada, y mira que somos dos adictos al chocolate, pero no sé cómo explicarlo, le faltaba algo… Y el cupcake, no sé, igual elegimos mal, pero estaba tan seco que se deshacía por completo, y la crema de lo más soso.
 
Quizás pensaréis que si no me gustó no debería ponerlo, pero bueno, sólo quiero contar mi experiencia. En casa he preparado alguno de sus cupcakes, siguiendo sus recetas, y de verdad, que no es por echarme flores, pero me han quedado bastante mejor que el que probamos allí. Quizás nuestras expectativas eran muy altas y eso es lo que falló, o nos equivocamos al elegir… En cualquier caso, yo no repetiré.
 
Y ahora le toca el turno a las Cookies.
 
 
Las primeras que probamos fue en Oxford. En un sitio que nos había recomendado un amigo, así que en cuanto llegamos a Oxford, fuimos directos a buscarlas. El sitio en cuestión se llama Ben´s Cookies. Después descubrimos que también tiene locales en Londres, así que os podéis imaginar la cantidad de galletas que nos hemos comido (no tengo fotos de todas…)
 
En Oxford se encuentra dentro del mercado.
 
 
Mercado que merece la pena visitar. Bueno, Oxford debe ser una visita obligada. A mi me encantó.
 
Pues como os digo, las probamos allí. Son locales de take away. Tienen muchas variedades, aunque nuestras favoritas son la de doble chocolate, y la de nueces de macadamia. Nunca habíamos probado unas cookies tan buenas, de verdad. Y son totalmente adictivas. Y algún día que las probamos recién hechas… No sé ni cómo describirlas.
 
No dejéis de probarlas si tenéis la oportunidad. De verdad que merecen la pena.
 
Y llegamos al Afternoon Tea. Creo que uno de los mejores inventos, aunque no ha hecho más que aumentar mi adicción a los scones, algo que intuyo va a ser muy difícil de superar… (aunque tampoco pienso intentarlo con muchas ganas, la verdad)
 
Como buenos turistas que hacen todo lo que se les manda, visita obligada a Harrods. Y sí, vale que impresiona el edificio, sus escaparates…, pero lo que de verdad nos gustó fue la sección gourmet y el salón de té. La cantidad de cosas ricas que allí había! Sección de trufas, de chocolate, condimentos que aquí sería imposible encontrar… Para mi lo mejor de Harrods, sin duda.
 
 
Una vez en Harrods, creo que no hay que dejar de visitar su salón de té, y si es posible probar el Afternoon Tea. A nosotros nos encantó. Evidentemente, en un sitio así, ofrecen diferentes opciones, así que nosotros probamos el tradicional y el de los Petit Four. No sabría con cuál quedarme. Los dos estaban de muerte. Todo ello unido al encanto que tiene tomarlo en un sitio así, donde se cuidan todos los detalles, donde todo tiene una elegancia difícil de superar… Es una experiencia para volver a repetir.
 
Otro sitio que no hay que dejarse olvidado es Fortnum & Mason. Es digna de ver su sección de cocina, y hay que probar su tarta Tatin (no sé por qué, pero no tengo foto….)
 
Otro sitio que está muy bien para tomarse un descanso y hacer una parada técnica es alguno de los locales del Caffe Concerto. Una franquicia repartida por toda la ciudad. Evidentemente, no tiene el encanto de Harrods o del Sketch, pero no están nada mal. Se puede comer, tomar el afternoon tea o simplemente un café.
 
 
Sé que se nos han quedado muchas cosas por hacer y por probar, y que ésto que os he contado es sólo un pequeño ejemplo de todo lo que una ciudad como Londres ofrece a los que vamos allí con ganas de probar y descubrir. 
 
A lo largo de estos tres días en los que os he hablado de Londres, sólo he querido contaros un poco nuestra experiencia, lo que más nos ha gustado y lo que menos, pero es sólo nuestra opinión.
 
Evidentemente, me he quedado con ganas de más, así que no descarto una nueva visita express en los próximos meses.

Puedes dejar un comentario. Me encanta leerlos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE PRIVACIDAD Y COOKIES, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: